Unos pagan impuestos y otros reciben subvenciones

En declaraciones realizadas el 4 de abril, a la Cadena Ser, la Ministra de Fomento, Ana Pastor, afirmaba con rotundidad: “Cada ciudadano paga 432€ cada vez que alguien se sube al tren”. Unas manifestaciones con las que la titular de la cartera de Fomento constataba las fuertes pérdidas en las que incurre la alta velocidad española.

Por el contrario, un viaje de 500 kilómetros por carretera implica el pago de 98€ en concepto de impuestos, de los que, en el escenario más optimista –que, por desgracia, no es el actual-, tan solo el 9% revierte a la propia infraestructura en concepto de mantenimiento y conservación.

Con estas dos cifras encima de la mesa, asistimos con extrema preocupación a la constatación de un deterioro sin precedentes de nuestras carreteras, agravado por los temporales de nieve y lluvia que venimos sufriendo en los últimos meses.

Es urgente que se imponga la sensatez en la política de transportes.

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política de Cookies