De vinos por tierras de Reconquista

La creación de varios parques naturales como los de Ordesa y Monte Perdido y el de la Sierra de Guara, junto con la afición por los deportes de aventura y montaña han sido importantes factores que han relanzado la economía de Aínsa durante los últimos años

Tras la comida en un restaurante tradicional, las personas que han asistido a esta visita han podido relajarse caminando por las calles del pueblo medieval de Alquézar. Con un claro origen árabe, este municipio aragonés surgió, como tantos otros, a la sombra de un castillo en la falda de una montaña. Por ello, fue una de las principales fortalezas de la Barbitania desde su nacimiento en el siglo IX.

A medida que el proceso de la Reconquista fue avanzando hacia tierras más meridionales, Alquézar perdió poco a poco su interés estratégico como fortaleza militar en beneficio de un carácter religioso cada vez más acentuado en todas sus estructuras administrativas. Todo ello vino acompañado de un crecimiento económico muy notable, lo que convirtió a este municipio en una importante capital comercial durante varios siglos.

Actualmente, Alquézar es un interesante punto de interés turístico de Aragón. Y es que, además de su valor histórico, este municipio se encuentra dentro del Parque Natural de la Sierra de Guara, uno de los principales refugios de flora y fauna de Europa.